Monitoreamos

Nicolás Maduro ha recibido el mayor golpe: el empresario colombiano Álex Saab, señalado de ser testaferro del mandatario chavista, fue extraditado a Estados Unidos.

Maduro no ha podido ocultar el impacto de esta acción. En transmisión por VTV confesó sentirse triste y dolido, y anunció que seguirá la “lucha” para intentar liberar al barranquillero.

y como parte de esa “lucha” también incorporó el elemento místico y divino. El dictador encomendó a Álex Saab “a las manos de Dios”, y pidió que caiga su “ira” sobre “el imperio”.

“Encomiendo a Álex Saab en las manos de Dios, y habrá justicia porque habrá verdad”, dijo, para luego leer un versículo del Antiguo Testamento de la Biblia.

“Jeremías 21:12 dice: Casa de David, así dijo Jehová, haced de mañana juicio y librad al oprimido de la mano del opresor, para que mi ira no salga como fuego y se encienda y no halla quien la apague por la maldad de vuestras obras. Palabra de Dios. ¡La ira de Dios caiga sobre estos imperios y halla justicia sobre el oprimido”, imploró.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here