Agencias

Una de las tendencias de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en la Villa Olímpica han sido las camas ecológicas de cartón donde duermen los deportistas.

Los mismos han demostrado la solidez de las camas en redes sociales, asegurando que no son tan debiles como se había difundido en diferentes medios, tildando de ‘fake news’ las noticias de la creación de las camas con fines ‘anti-sexo’.

Uno de ellos fue el gimnasta irlandés Rhys McClenaghan, quien subió un video a su cuenta Twitter saltando sobre la cama para demostrar la supuesta fragilidad.

Sin embargo, otros deportistas indicaban que las camas fueron creadas para evitar toda intimidad entre deportistas, pues solo sorportarían el peso de una sola persona.

La compañia Airweave, ya había creado sensación con esta creación cuando en febrero 2020 explicaron que las camas estaban diseñadas para soportar hasta 200 kilos.

«Realizamos experimentos, como tirar pesas sobre las camas. (…) Aunque se tumben dos personas en la cama, deberían ser suficientemente fuertes para soportar la carga», aseguró la compañía.

Por otra parte, en 2019 presentaron la propuesta de unas camas con iniciativa ambiental y además como prevención ante el coronavirus.

La Villa Olímpica es tradicionalmente un lugar de encuentro. En los últimos Juegos de Invierno de 2018, en Pyeongchang (Corea del Sur), la aplicación de citas de Tinder aumentó su uso en un 350%. En Río, en los Juegos Olímpicos de 2016, los organizadores distribuyeron 450.000 preservativos, es decir, 42 por atleta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here