La Opinión

El alcalde de Cúcuta habló sobre la propuesta que con la Gobernación, los gremios y las fuerzas vivas de la región le están haciendo al presidente Duque.

La reapertura de la frontera entre Colombia y Venezuela, por los puentes internacionales Simón Bolívar (Villa del Rosario) y Francisco de Paula Santander (El Escobal), es uno de los deseos de ciudadanos, autoridades, gremios, empresarios, comerciantes, entre otros, quienes ven la necesidad de que se permita el paso de personas y mercancías, para ayudar así a aliviar las dificultades económicas que se han agudizado en los últimos años.A este clamor se unió el alcalde de Cúcuta, Jairo Yáñez, quien se refirió a la propuesta que le están haciendo al presidente Iván Duque de habilitar nuevamente los pasos peatonales fronterizos de manera gradual, controlada y biosegura.

¿Por qué es necesario que el Gobierno Nacional le dé apertura ya a los pasos fronterizos con Venezuela?

Es impensable, que después de casi 6 años, una de las fronteras más importantes de América Latina siga cerrada, sometiendo a miles de personas a unas situaciones tan difíciles. En Cúcuta, ante el cierre de la frontera con Venezuela motivado por la pandemia, y que se sumó al cierre que ya había implementado el vecino país desde agosto de 2015, la migración pendular de alrededor de 40 mil personas que cruzaban diariamente los puentes y que venían aportando dinamismo a la industria y al comercio local, también se detuvo súbitamente, llevando a la ciudad a niveles de desempleo históricos del 33,4%.

Por eso, si queremos que la región recupere su vocación comercial, se reactive la economía y los índices de desempleo bajen, requerimos necesariamente que la frontera se reabra.

¿Están dadas las condiciones para esa reapertura?

Venimos trabajando con las entidades nacionales, regionales y de los estados vecinos de Venezuela, para recuperar el intercambio comercial mediante un trabajo articulado. Es clave que sigamos en ese camino, pero se necesita una frontera comercial abierta de forma gradual. Nuestro anhelo es que Venezuela recupere la democracia y no ahondaré en esos temas porque no me corresponden. Lo que sí seguiremos haciendo es tender los puentes y fortalecernos para recuperar nuestra economía, nuestros empleos y unas condiciones de vida prósperas.

Por su significado, me parece pertinente compartir la última proclama de nuestro Libertador Simón Bolívar: “Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro”.

¿Harán alguna solicitud formal ante el presidente Iván Duque?

Sí, junto a la Gobernación de Norte de Santander y las fuerzas vivas de la región que representan los gremios económicos y, por ende, jalonan la economía de nuestra ciudad y región, elaboramos un sustentado documento en ese sentido, pidiéndole al presidente que considere la apertura, por lo menos, el paso peatonal entre los dos países y, en la medida de las posibilidades y después de todas las consideraciones del caso, restablezca el comercio binacional, como sucede actualmente en La Guajira.

¿Qué propuesta tienen en concreto para esa apertura, que sea gradual, que pasen cuántas personas diarias?

La reapertura tiene que ser gradual, máxime en el contexto de pandemia que actualmente estamos viviendo y ante la imposibilidad de conocer con certeza el comportamiento de la misma en el vecino país. Lo que queremos es que, en un primer momento, se restablezca el paso peatonal por los puentes internacionales, con todas las garantías de bioseguridad necesarias que nos permitan reactivar el comercio que naturalmente se daría con el cruce de las personas desde Venezuela, pero sin dar el brazo a torcer en el control de la pandemia. Con esto, además, afectaríamos considerablemente las finanzas de los grupos armados ilegales que se lucran de las personas que cruzan la frontera por trochas.

¿Hay alguna consideración especial en esta petición que no se haya hecho hasta ahora en las otras elevadas al presidente sobre el mismo asunto?

La petición es en dos sentidos: ante la ausencia actual de un sistema mediado por la institucionalidad para el flujo de peatones, que afecta de manera significativa a todos los sectores que participan en la histórica dinámica económica, social, familiar y cultural de Norte de Santander, queremos, en el marco de la conmemoración del Bicentenario de la Constitución de 1821, una apertura gradual, controlada y biosegura.

De igual forma, y considerando que el transporte de mercancía hacia Venezuela desde el departamento de La Guajira se encuentra habilitado, es necesario explorar medidas que lleven al restablecimiento del transporte de mercancías desde Norte de Santander hacia el vecino país, con la consecuente activación de los organismos estatales como Sanidad Portuaria, DIAN, Migración Colombia, entre otros.

¿Abrir la frontera no implicaría un riesgo mayor en estos momentos, con un tercer pico de la pandemia encima?

Ese es, sin duda, el temor más grande que puede existir en estos momentos con una propuesta como esta. Sin embargo, es imposible controlar que personas no lleguen a la ciudad y la región, porque lo que vemos a diario es que desde el vecino país siguen llegando personas a través de las trochas. Si habilitamos los puentes internacionales podríamos tener un mayor control de quién entra y quién sale de nuestro territorio, con controles epidemiológicos en los puentes y jornadas especiales.

¿Cómo se está preparando Cúcuta en materia sanitaria, por si se autoriza la apertura de los puentes internacionales?

En estos momentos estamos redoblando esfuerzos con los controles epidemiológicos en puntos claves de la ciudad y la toma masiva de muestras en las comunas donde el comportamiento de la pandemia empieza nuevamente a incrementarse en número de contagios. Además, en los próximos días vamos, necesariamente, a adoptar medidas que nos permitan controlar aún más el comportamiento de las personas, sobre todo en los horarios en los que hemos notado que son más descuidados con los protocolos de bioseguridad.

El año pasado se presentaron problemas cuando Venezuela cerró el paso y evitó el regreso de sus propios connacionales. ¿Qué pasaría en caso de que se abra el paso y luego Venezuela diga que no los recibe de regreso?

Es un escenario que, sin duda, está sobre la mesa. Por eso la reapertura, necesariamente, tiene que contar con unos diálogos previos con las autoridades del vecino país para que no se vayan a presentar este tipo de situaciones. Así como nosotros tememos que de allá nos llegue una nueva cepa, ellos también deben tener temores frente a la llegada de personas contagiadas a su territorio. Por eso es clave que se activen controles epidemiológicos a ambos lados de los puentes y eso solo se logrará si los dos países están de acuerdo con una apertura gradual de la frontera.

¿La red hospitalaria de Cúcuta tiene la capacidad de atender pacientes venezolanos que eventualmente resulten infectados con COVID-19?

Es innegable que la red hospitalaria de la región no pasa por su mejor momento, sobre todo por la deuda multimillonaria que el Estado tiene con el Hospital Erasmo Meoz. Sin embargo, en la medida en que se acelere el proceso de vacunación en el país, el riesgo de contagio disminuirá y, en esa misma medida, se descongestionarán las unidades que se han dispuesto para la atención de la pandemia. Queremos es que se sienten las bases de una posible reapertura y queden compromisos claros por parte del Gobierno Nacional en ese sentido.

Gremios se unen y piden reapertura

Gremios como Colfecar, Fitac, Cotelco, Asocambios, entre otros, se unieron a la solicitud que le está haciendo la Alcaldía de Cúcuta y la Gobernación de Norte de Santander al presidente Iván Duque para que se reabra la frontera con Venezuela, la cual quedó consignada en una carta en la que explican el impacto económico positivo que significaría esa opción.

“Queremos reactivar el comercio binacional legal y desestimar las trochas como fuente de financiación para las bandas ilegales”, manifestó Víctor Méndez, representante de Colfecar.

Sandra Guzmán, de Fitac, dijo que restablecer los pasos fronterizos ayudaría a la reactivación de los sectores, por lo que “en estos momentos hay muchas empresas que están solicitando empezar desde ya la reactivación económica con Venezuela”.

“Señor presidente, de tener éxito su gestión, el tejido empresarial de Cúcuta y su región generará para Colombia un importante polo de desarrollo”, se lee en la carta enviada al jefe de Estado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here