La canciller colombiana Claudia Blum informó al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y al presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Dmitri Medvédev, sobre la grave situación que se vive en la frontera colombo-venezolana.

Blum advirtió ante la ONU que el régimen de Nicolás Maduro “busca nuevamente desviar la atención internacional frente a su relación cómplice con grupos de narcotraficantes y terroristas, mientras toda la evidencia confirma que se trata de un régimen totalitario que no respeta ningún marco de legalidad”.

Asimismo, expresó su preocupación por el colapso “institucional, económico y social en Venezuela, y la crisis política que ha llevado a la destrucción de la democracia, convirtiendo a ese país en un Estado fallido”.

Detalló el más reciente desplazamiento masivo de 5.737 personas hacia el municipio colombiano de Arauquita, producido desde el 21 de marzo. Desplazamiento ocasionado por las operaciones del aparato militar del régimen, de manera indiscriminada y sin apego al Derecho Internacional Humanitario. Ratificamos nuestra voluntad de asistencia humanitaria a esa población, en compañía de la comunidad internacional.

Reafirmó que la política exterior de Colombia preserva el respeto al derecho internacional y el no uso de la fuerza. Así mismo, ratificó los esfuerzos de Colombia para fortalecer la cooperación internacional con los gobiernos democráticos de la región, contra la delincuencia transnacional y los actores terroristas.  

Reiteró el firme compromiso de Colombia en la implementación del Acuerdo de 2.016 con nuestra política de Paz con Legalidad, proceso en el que valoramos el significativo acompañamiento de la Misión de Verificación de la ONU y el apoyo de la comunidad internacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here