Alrededor de 300 mil dosis contra la fiebre amarilla se han aplicado en el Táchira, a propósito de la campaña de vacunación que se viene desarrollando en todo el país. Reggie Barrera, jefe de la División de Epidemiología explicó que a la fecha cuatro municipios ya han cumplido con la meta de vacunación, esto gracias al esfuerzo del personal de salud dispuesto en cada uno de los distritos sanitarios.

Barrera destacó el esfuerzo del personal de enfermería de la región y específicamente de los municipios Antonio Rómulo Costa, Lobatera, Simón Rodríguez y Francisco de Miranda, donde ya se cumplió con la cobertura de vacunación.

La campaña que, explicó Barrera, inició el pasado 15 de noviembre de 2020, y que se extenderá hasta el próximo 31 de marzo, ha sido abordada por el personal de toda la red de salud convencional en conjunto con la misión Barrio Adentro, a fin de inmunizar a toda la población en edades comprendidas entre 2 y 59 años.

“En Táchira hemos hecho énfasis en tres grandes grupos, el primero que prioriza los municipios de mayor densidad poblacional como Cárdenas, Torbes, San Cristóbal y Junín, un segundo grupo conformado por municipios de la zona sur Fernández Feo y Libertador, donde existe criterio epidemiológico para la transmisión de la fiebre amarilla y un tercer grupo que conforman los municipios con densidad poblacional media como García de Hevia, Panamericano, Ayacucho, entre otros”, añadió.

La intención, aseguró el galeno, es potenciar todos los flancos del Táchira, tarea en la que ha jugado un papel fundamental, el personal de enfermería, pues gracias a sus esfuerzos, al apoyo del personal médico, de las universidades, de las fuerzas vivas de las comunidades, se ha conseguido incrementar el número de brigadas en procura de conseguir la cobertura óptima de vacunación.      

Comentó, que hay registros de algunos municipios donde el personal hace uso de cualquier medio de transporte para cumplir con la tarea de inmunización, desde motos, mulas, caballos, lanchas, hasta recorrido a pie con los líderes comunitarios de cada aldea. “Este es un trabajo de hormiga, y reconocemos la labor que ha hecho el personal de enfermería de toda la red de salud”.

Barrera invitó a la población que aún no se ha aplicado la vacuna antiamarílica para que acuda a la red de salud o a los puntos de vacunación que han sido instalados en zonas concurridas en algunos municipios. “Algunos distritos tienen puntos fijos, otros tienen brigadas en puntos concurridos como mercados y plazas y otros han recurrido al casa a casa para poder cumplir la meta de cobertura”. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here