El ‘gigante bueno’, como en Italia llaman al volcán Etna de la isla de Sicilia, ha vuelto a despertarse, con estruendos, bocanadas de ceniza y flujos de rocas incandescentes que han bajado en las últimas horas por sus flancos. Por ello, se ha limitado la circulación de automóviles y motos en la cercana ciudad de Catania, a la vez de que el aeropuerto Fontanarossa, ubicado a unos 50 kilómetros de distancia, ha permanecido temporalmente cerrado. 

El Instituto de Geofísica y Vulcanología de Italia, que vigila el comportamiento del coloso, ha informado que la principal erupción -que empezó el martes a las 4 de la tarde y duró alrededor de una hora- fue acompañada por un temblor en el flanco sureste del cráter, a unos 3.000 metros sobre el nivel del mar, así como “una sostenida actividad infrasónica”. De ahí que se viera un impresionante deslizamiento de lava a lo largo del flanco occidental, que ha continuado por horas. 

Es necesario pedir “el estado de calamidad para (los habitantes de) los pueblos de etneos: el volcán está en plena actividad y se produjo una intensa lluvia de fragmentos de lava que ha alcanzado incluso los municipios que se encuentran cerca del volcán”, ha explicado Anthony Barbagallo, el secretario regional siciliano del Partido Democrático (PD). Las tres aldeas cercanas al volcán son Linguaglossa, Fornazzo y Milo.

Con todo, al menos por el momento, no se han registrado daños graves a cosas o personas, según ha explicado la Protección Civil de Sicilia. Además, si bien anoche el volcán seguía expulsando flujos de lava incandescente, la nube de ceniza ya se había disipado en gran parte. Mientras que finalmente fueron cinco los vuelos anulados o desviados por el cierre del espacio aéreo tras la erupción, según ha comunicado SAC, la compañía que gestiona el aeropuerto de Catania.

Reapertura del aeropuerto

Así y todo, se prevé que durante el día de hoy reabra el aeropuerto, y comience la operación de limpieza de las ciudades afectadas por la lluvia de ceniza, algo por el que el alcalde de Catania, Salvo Pogliese, ha pedido la cooperación de la población. Pogliese, quien ayer firmó una ordenanza para suspender la circulación de motos y bicicletas, también pidió extremar precauciones al viajar, y que se entreguen las cenizas que han caído en espacios privados para la recolección de residuos, según han informado los diarios sicilianos. 

La erupción también creó un gran interés en las redes sociales, en las que decenas de usuarios compartieron imágenes de las coladas de lava. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here