WASHINGTON, DC - JANUARY 21: Senate Majority Leader Chuck Schumer (D-NY) speaks to reporters during a brief press availability with new Democratic Senators at the U.S. Capitol on January 21, 2021 in Washington, DC. Standing with him, L-R, Sen. Alex Padilla (D-CA), Sen. John Hickenlooper (D-CO), Sen. Ben Lujan (D-NM), Sen. Raphael Warnock (D-GA), Sen. Catherine Cortez Masto (D-NV), Sen. Jon Ossoff (D-GA) and Sen. Mark Kelly (D-AZ). Schumer and the Senate Democrats now have a narrow majority in the Senate as they begin the 117th U.S. Congress. Drew Angerer/Getty Images/AFP

La segunda semana de febrero será cuando se de inicio al juicio de Donald Trump en el Senado de Estados Unidos, dijo el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer.

El nuevo calendario anunciado refleja un acuerdo alcanzado por los líderes del Senado para retrasar la parte sustantiva del juicio durante dos semanas para que la cámara pueda llevar a cabo otros asuntos críticos, incluyendo la confirmación de los nominados al gabinete del presidente Joe Biden.

La Cámara de Representantes sometió a Trump a un histórico segundo juicio político el 13 de enero, justo una semana antes de que dejara el cargo.

Schumer dijo que el artículo del impeachment será entregado y leído en el Senado el lunes a las 19:00 horas (0000 GMT del martes). Los 100 miembros de la cámara jurarán como jurados del juicio al día siguiente.

Los miembros de la Cámara de Representantes asignados por la presidenta Nancy Pelosi como gestores del impeachment, y los miembros del equipo de defensa de Trump aún por nombrar, tendrán entonces tiempo para redactar sus escritos legales.

«Una vez que los escritos estén redactados, la presentación por las partes comenzará la semana del 8 de febrero», dijo Schumer a sus colegas en el pleno del Senado.
Durante las dos semanas intermedias, el Senado actuará sobre los nombramientos del gabinete de Biden «y el proyecto de ley de ayuda de Covid que proporcionaría alivio a millones de estadounidenses que están sufriendo durante esta pandemia», añadió Schumer.

«La curación y la unidad sólo llegarán si hay verdad y responsabilidad, y eso es lo que proporcionará este juicio».

Los miembros deliberarán si condenan a Trump por lo que la Constitución de EE.UU. describe como «altos delitos y faltas».

Trump fue impugnado por un único cargo de «incitación a la insurrección» por su papel de azuzar a sus seguidores durante un discurso en Washington el 6 de enero, el día en que una turba pro-Trump irrumpió en el Congreso y amenazó la vida de los legisladores y del entonces vicepresidente Mike Pence.

En la violencia murieron cinco personas, entre ellas un policía.

  • ‘Una rapidez sin precedentes’ –

El retraso es el resultado de un acuerdo que Schumer alcanzó con el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell.

McConnell fue un estrecho aliado de Trump en el Congreso durante su mandato, pero reprendió duramente al presidente saliente por intentar anular repetidamente los resultados de las elecciones y por su incitación a los manifestantes, y dejó la puerta abierta a votar para condenar a Trump.

Pero había buscado un retraso en el juicio hasta febrero, argumentando que Trump necesita tiempo para contratar abogados y montar una defensa.

El viernes, McConnell pareció lamentar el acelerado calendario de los demócratas.

«Según tengo entendido, debe dirigirse hacia nosotros el lunes. Según las normas del Senado, si el artículo llega, tenemos que empezar el juicio en ese momento», dijo en el pleno.

Pero el Senado puede acordar sus propios parámetros del calendario del juicio. 

McConnell habló del proceso «sin precedentes» en la Cámara de Representantes, donde Trump fue destituido en un solo día.

«La secuela no puede ser un proceso insuficiente en el Senado que niegue al expresidente Trump su debido proceso o que dañe al Senado o a la propia presidencia», dijo.

Trump sobrevivió a un primer impeachment hace casi un año, cuando el Senado, entonces controlado por los republicanos, le absolvió de abusar de su cargo para tratar de ensuciar a la familia de Biden antes de las elecciones presidenciales.

Dado que el Senado está compuesto ahora por 50 demócratas y 50 republicanos, y que se necesita una mayoría de dos tercios para condenar a Trump, al menos 17 republicanos tendrían que votar en contra del ex presidente para conseguir una condena.

Si eso ocurre, se votaría posteriormente si se prohíbe a Trump ocupar cargos públicos en el futuro.

Un puñado de republicanos se ha pronunciado con dureza contra el presidente, pero sigue sin estar claro si habría suficientes senadores del GOP para votar a favor de la condena. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here