Presentación informe educativo 2020
Javier Tarazona Director General de FundaRedes: Derecho a la educación no existe en venezuela

En Venezuela se vulneran todos los preceptos legales en torno al derecho a la educación desde lo establecido en la Constitución nacional, hasta lo que señalan los pactos y tratados internacionales.

Así se desprende de los resultados obtenidos del Informe Educativo 2020 presentado por FundaRedes, producto del monitoreo realizado a través del Observatorio de Educación integrado por activistas, defensores y docentes miembros de esta organización.

Javier Tarazona, director general de FundaRedes explicó que el Informe Educativo de FundaRedes, se desarrolló a partir de la documentación hecha en los estados fronterizos Apure, Táchira, Zulia, Amazonas, Bolívar y Falcón.

“En este documento se recogen los datos de cómo la emergencia humanitaria compleja ha llevado a la crisis educativa más dramática en el país, y su impacto durante el año 2020 agudizado por la pandemia por COVID-19 ha conllevado a una vulneración masiva del derecho a la educación en Venezuela”, afirmó.

La emergencia humanitaria compleja – aseguró de acuerdo al estudio- conllevó a que en el lapso 2019-2020 se incrementara más del 60% el abandono en el sistema escolar.

Señaló que la investigación reflejó también la falta en el 90% de las escuelas y liceos de las zonas urbanas y rurales de rutas escolares, el 80% del transporte público no funciona y los alumnos viajan en vehículos de carga insegura, vulnerable y de alto riesgo, “el 95% de la infraestructura escolar presenta un alto grado de deterioro, sin servicios básicos continuos”.

“El informe reveló que impacto fue más grave para el proceso de enseñanza aprendizaje una vez implementadas las restricciones para frenar la expansión de la COVID-19, ya que en Venezuela no están dadas las condiciones para educar a distancia”, enfatizó Tarazona.

Cada día los problemas de servicios públicos son más graves – dijo- manteniéndose sectores en las zonas rurales y fronterizas excluidos por completo a la conectividad para poder recibir e impartir las clases en línea” además de la falta de equipos tecnológicos y de formación para su correcto uso.

 “Desde el año 2017 el tema contractual para el gremio docente no ha sido atendido por el Estado venezolano. Actualmente el sueldo promedio del docente es inferior a 6 dólares mensuales. En el año 2019, más de 100.000 maestros renunciaron a sus puestos de trabajo, cifra que representa por lo menos el 30% del total de profesores pertenecientes al Ministerio de Educación”, señala el documento presentado.

Una de las principales razones fueron los bajos salarios que percibían mensualmente, situación que se repite para este año 2020, y aquellos que no pudieron salir del país tomaron la opción de realizar otros oficios.

El defensor de DDHH enfatizó que en Venezuela el tema educativo dejó de ser una prioridad para el Estado, “pues ha permitido el deterioro de la infraestructura escolar, ha implementado la ideologización de los contenidos programáticos, mantiene deficiente atención en el tema alimenticio, además de una inexistente inversión de equipos científicos, y lo más grave, somete a sueldos de hambre a los docentes en todo el sistema educativo”.

El desafío para el 2021 – enfatizó Javier Tarazona- es continuar documentando y denunciando la vulneración en derechos educativos y en general la emergencia humanitaria compleja en Venezuela, “en la búsqueda de que se resuelva desde lo más básico, como son los servicios públicos, pasando por la reinversión y la implementación de políticas que permitan realmente una educación de calidad para todos los ciudadanos”.

Informe Educativo disponible en el sitio web www.fundaredes.org

Con información de Prensa FundaRedes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here