El papa Francisco anunció que enviaría cuatro ventiladores para los niños enfermos en Venezuela, pese a su confinamiento por la pandemia.

 Pese a su cumpleaños número 84, la autoridad religiosa continuará con su agenda regular de trabajo; desde esta mañana, en la capilla de la residencia de Santa Marta, donde vive Francisco, hay un ramo de girasoles que le llevaron a través de Limosnería apostólica los pobres que duermen en las zonas adyacentes al Vaticano y a los que el papa ha siempre regalado almuerzos, visitas a la playa, al circo o a ver la capilla Sixtina.

En este octavo aniversario que cumple desde que es pontífice, debido a la emergencia sanitaria no tendrá contacto con los fieles como ha ocurrido en otros que han coincidido con audiencias u otros actos y en los que recibió algún regalo.

Uno de los primeros en felicitar al papa fue el presidente del Gobierno italiano, Giuseppe Conte, que en sus redes sociales escribió: «Mis mejores deseos, Papa Francisco. Seguimos con el mayor respeto su compromiso con una Iglesia de proximidad, siempre atenta a las necesidades de los más pobres, los más frágiles, los más pequeños».

También el presidente de la República italiana, Sergio Mattarella, en una carta felicitó al pontífice argentino y destacó que en estos momentos tristes y trágicos por la pandemia el papa «no ha fallado a nadie».

«Personas de diferentes religiones, o que no profesan ninguna, en momentos de prueba y soledad han podido sentir constantemente el apoyo y el aliento del papa», escribió.

Prensa Vaticano

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here