Denuncia de fallas eléctricas en la zona sur
Erwin Gómez directivo de FundaRedes

Un total de dos mil horas de suspensión de energía eléctrica, distribuidas en 615 cortes, se registraron durante los 9 meses de pandemia por COVID-19 en la zona sur del estado Táchira.

Erwin Gómez, directivo de FundaRedes, aseguró que ese total es el resultado del registro detallado que se realizó de este servicio en los municipios Fernández Feo, Torbes y Córdoba.

Los activistas de FundaRedes adelantaron un monitoreo de las fallas en el acceso al servicio de energía eléctrica, situación que afecta a todos los ciudadanos e impide el cumplimiento de las actividades diarias.

Este monitoreo – aseguró Gómez- permitió registrar cada una de las interrupciones de la energía eléctrica en la zona sur, dando como resultado más de 2 mil horas sin luz.

Es decir, que la población estuvo sometida no solo al confinamiento por la pandemia sino a las constantes fallas de electricidad en sus viviendas.

Señaló que las fallas de electricidad en estas poblaciones afectaron gravemente las labores de unidades agroalimentarias como la producción de lácteos, cárnicos y otros rubros que son distribuidos a gran parte del país.

Otros municipios afectados

Por otra parte, el activista por los derechos humanos aseveró que en municipios como Ayacucho y Junín las interrupciones documentadas entre abril y julio, arrojaron que estas poblaciones tuvieron mayores dificultades con la energía eléctrica

 “Pasaron 46% del tiempo sin luz, lo cual se traduce en que, de cada mes, estuvieron al menos 15 días completos sin el servicio”, argumentó.

Asimismo enfatizó Erwin Gómez que debido a las graves fallas en la electricidad que se vienen presentando en el estado Táchira, los objetivos de la educación en línea en tiempos de pandemia no han podido cumplirse.

 “Desde el Ministerio de Educación han indicado que el proceso de enseñanza y aprendizaje desde las casas en época de aislamiento social por prevención del COVID-19 ha sido un éxito, lo que es totalmente falso pues las constantes faltas de energía eléctrica han impedido que tanto estudiantes como docentes desarrollen sus labores a cabalidad”, afirmó.

En este sentido, exhortó a las instituciones del Estado venezolano, a cumplir con su trabajo y recordó que es un deber contemplado en la legislación garantizar el acceso a todos los servicios públicos, de calidad y en igualdad de condiciones.

Con información de Prensa FundaRedes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here