¿Quién no delira por unas papas fritas con kétchup, por un puré de papas, papas al horno como guarnición para carnes, pescados y pollo? Yo no sé ustedes, pero la papa me gusta cómo me la den. Como protagonista de las comidas o acompañante es uno de los alimentos más nobles que existen.

Los historiadores creen que se cosechaba ya 8 mil años antes de Cristo en todo lo que hoy es Perú, el Altiplano Boliviano y gran parte de Los Andes Latinoamericanos y constituía la base alimenticia de los pueblos habitantes de estas regiones y podía cosecharse en los lugares altos y fríos donde no era posible sostener cosechas de maíz.

Aún hoy, la papa y el maíz forman parte muy importante de la alimentación de toda América Latina   se estima que existen más de 4 mil tipos de papas entre las cultivables y las que crecen de manera silvestre en todos los Andes Americanos.

Fue entre 1565 y 1570 que los españoles llevaron este tubérculo a España y de allí se extendió al resto de Europa, donde comenzó a cultivarse asiduamente y a consumirse en grandes cantidades.

Hoy por hoy, la papa se consume en todo el planeta. Los principales países productores de este tubérculo en el mundo son, según la FAO, son China, India, Estados Unidos, Rusia, Alemania, Ucrania, Bangladesh, Países Bajos, Polonia y Francia.

En América Latina encabeza la lista  Perú,  Brasil, Argentina, Colombia, México, Chile, Bolivia, Ecuador y Guatemala.

Papa: energía y sabor para tu vida

Cada 100 granos de papa contienen:

Calorías: 77

Grasas totales: 0,1 g

Colesterol: 0 mg

Sodio: 6 mg: Mantiene el hídrico en el cuerpo humano, además es necesario para el correcto funcionamiento de los nervios,  músculos y otros tejidos.

Potasio: 421 mg: Contribuye al funcionamiento normal de metabolismo del cuerpo y regula el trabajo de las células.

Hidratos de carbono: 17 g: proporcionan la energía necesaria para las actividades del organismo, son de suma importancia para el cuerpo humano junto con las grasas y proteínas.

Fibra alimentaria: 2,2 g: mantiene el equilibrio en el cuerpo humano, ya que regula los niveles de  glucosa, colesterol y es importante para las funciones estomacales e intestinales.

Azúcares: 0,8 g Proporciona energía y es fuente de alimento para todas las células del cuerpo.

Proteínas: 2 g: Está involucrada en la regeneración de las células del cuerpo.

Vitamina C: C 19,7 mg: Regula el crecimiento de las células de todos los tejidos del cuerpo, es antioxidante y disminuye los radicales libres causantes del envejecimiento.

Calcio: 12 mg: Se encarga de renovar las células óseas, hace fuerte y sanos los dientes y está involucrado en el funcionamiento del sistema nervioso.

Hierro: 0,8 mg: Combate la anemia porque es esencial para fabricar la hemoglobina y otros tejidos del cuerpo.

Vitamina B6: 0,3 mg: Esencial para la formación de anticuerpos que protege al cuerpo de enfermedades.

Magnesio: 23 mg: Está involucrado en el control electrolítico del cuerpo y en el correcto funcionamiento de los huesos, músculos y muchas células.

Pastel de papas y acelgas



Ingredientes

  • 8  papas grandes
  • 4 tazas de queso duro rallado
  • 2 tazas de acelgas cocidas
  • 1 huevo
  • 4 cucharadas de harina (maicena, maíz, trigo o crema de arroz)
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

  1. Se rallan las papas y se les pone sal, pimienta, la harina y el huevo
  • Se pone una capa de las papas ralladas en el fondo de un molde engrasado, se agrega queso y las acelgas picaditas (se guarda un poco de queso)
  • Se cubre con el resto de la mezcla de papas y se espolvorea con el queso para que gratine
  • Se lleva al horno hasta que se cocine y gratine el queso
  • Las acelgas cocidas se pueden saltear con ajo previamente si así se lo desea.

Papas al horno

  • 6-8 papas
  • 1 cebolla
  • 1 pimentón rojo
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite

Preparación:

Esta receta es muy sencilla y exquisita, se pican las papas, la cebolla,  el pimentón, se le agrega la sal, la pimienta y el aceite y se llevan al horno hasta que estén doradas.

Ensalada de papas        

  • 1 kilo de papas lavadas, peladas y sancochadas (se le puede dejar la piel si se desea)
  • 6 dientes de ajo
  • Una rama de perejil
  • Aceite
  • Sal
  • Un chorrito de vinagre.

Preparación

  1. Se sancochan las papas, previamente picadas en cuadros y se ponen en un bol.
  2. Se licua media taza de aceite con el ajo y el perejil.

Se bañan las papas con el aceite con aojo y perejil, se agrega la sal y el vinagre

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here