Gracias a la denuncia de una fémina, que denuncio ante las autoridades la presencia de una clínica de abortos en Caracas, la Policía Nacional Bolivariana logró desmantelarla y detener a un hombre que no tenia permisos para tal fin.

La Clínica clandestina de abortos se encontraba ubicada en el interior de una vivienda ubicada en la urbanización Prados del Este, en Caracas.

Fuentes policiales señalaron que se iniciaron las averiguaciones al recibir la denuncia de una mujer que presentó un cuadro de salud delicado al hacerse un aborto en ese lugar.

Explicaron las autoridades que el día 05 de noviembre ejecutaron un allanamiento y detuvieron a un hombre de 72 años de edad, identificado como Marcos Antonio Ardila González.

Destacaron que el lugar no poseía permiso sanitario ni documentación legal de registro de comercio y otros requisitos indispensables para la apertura y funcionamiento de centros de salud, donde también hacían consultas ginecológicas y tratamientos estéticos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here